fbpx Saltar al contenido

Una familia tuvo una excelente idea con unos pallets que iban a destruirse ¡No te lo vas a creer!

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

La imaginación es la capacidad que tienen algunas personas de crear cosas nuevas  y de tener ideas y proyectos innovadores. Aunque es una capacidad de los seres humanos, no todas las personas son capaces de utilizar útilmente su imaginación para crear algo nuevo. Es posible que por esta razón, la imaginación y la creatividad vayan de la mano pues una persona que tiene imaginación acaba utilizando también la creatividad para desarrollar su idea y hacerla realidad.

Hay personas que son capaces de utilizar la imaginación y la creatividad mientras están haciendo bricolaje pero como con todas las cosas, los mejores proyectos e ideas de bricolajes son los que incluyen en él a toda  una familia. Cuando trabajamos al lado de personas con las que nos sentimos a gusto y tenemos confianza, somos capaces de crear recuerdos especiales que nunca podremos olvidar.

De hecho, hacer cosas en familia como el bricolaje nos ayuda a superarnos a nosotros mismos, es decir, imagínate que no eres nada habilidoso a la hora de crear muebles por ti mismo pero si estás en familia te vas a sorprender al descubrir que no solo pasarás un agradable momento con ellos sino que os divertiréis construyendo fabulosos y sencillos muebles, para cualquier estancia de nuestra vivienda, utilizando materiales tan comunes como pallets.

¿No te lo creerías verdad? Pues conoce a los protagonistas de nuestra noticia, esta familia se embarcó en un proyecto muy interesante y ambicioso que duro alrededor de 18 meses. Crearon un pequeño espacio muy especial dentro de su domicilio y además de esta sorprendente construcción pasaron unos 18 meses con momentos de confidencia, de risas y sobre todo de una gran satisfacción por el trabajo tan bien hecho que habían realizado.

Todo esto ocurrió cuando esta familia descubrió unos pallets que iban a destruirse poco después de saber como base de transporte para un cargamento de E.E.U.U. Sin embargo, nuestros protagonistas vieron algo más que unos simples pallets y descubrieron que tenían un gran potencial así que se los llevaron a su casa y ahí comenzó todo el proceso.

En primer lugar, la familia comenzó a separar las tablas y a retirar todos los clavos que había en los numerosos pallest que recogieron. Lo curiosos es que toda la familia al completo, desde los más mayores hasta los más pequeños de la casa echaban una mano en este duro trabajo. Gracias al trabajo realizado, la familia pudo extraer aproximadamente unos 9.000 clavos. El segundo paso fue cortar las tablas e igualarlas, pulirlas y lijarlas. Una vez que la madera estuvo lista, nuestra familia empezó a ensamblar con sumo cuidado las tablas en el suelo, pero para esto necesitaron mucha paciencia.

Cuando todo el proceso finalizó y todas las tablas estuvieron puestas en su lugar, la familia barnizó el suelo y lo pulió para que el acabado fuera mucho más bonito y ¡Cierto que era pues el acabado final es asombroso, además del doble de bonito por lo barato que salió!

Desde luego esta familia nos demuestra que con un poco de paciencia, ingenio, trabajo duro y en equipo, no hay nada que no podamos hacer.

Fuente: wimp

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR