fbpx Saltar al contenido

Perro perdió a su dueño y se escapó de su nuevo hogar para ir al funeral

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

Quienes dicen que los perros son los mejores amigos del hombre, tienen muchos motivos para defender su punto de vista. Es verdad que las personas somos quienes damos apoyo, sustento y cariño unos a los otros. Pero las personas también podemos ser muy egocéntricas y mezquinas de un momento a otro. Esa es una característica que nunca exhibirá un perro, para ellos, su dueño va por encima de todas las cosas. Así fue en la historia de ‘Negro’, un perrito del sector de Mataderos, Provincia de Buenos Aires, en Argentina.

Este perrito tuvo que hacer frente a la peor noticia con la que puede lidiar un perro, perder a su dueño. Su dueño original sufría de una enfermedad crónica, la que finalmente le terminó quitando su vida. Uno de sus últimos deseos era que alguien se hiciera cargo de su leal y fiel compañero perruno, recibiendo la ayuda de su amiga Andrea. Ella se llevó al perrito a vivir con ella, considerando ver un tiempo después si le busca otro hogar o se quedaba a vivir con ellos. Pero poco después, Andrea notó que Negro no se encontraba en la casa.

Desesperada, se estaba preparando para salir a buscarlo. Pero antes de eso, tenía que hacer la única tarea que podría ser prioritaria a esto, asistir al funeral de su amigo. Fue en ese lugar donde todos sus problemas se solucionaron a la vez, esto porque Negro se encontraba esperando en la puerta de la funeraria. El tema es que no se alegró al verla a ella, Negro estaba ahí para buscar a su dueño original. Emocionada, ella lo llevó dentro. Allí el perro pudo tener un último momento junto al cuerpo de su dueño, el hombre con el que pasó la gran mayoría de los años de su vida.

Una vez pasado ese momento, Negro aceptó que lo llevaran de vuelta con su nueva familia. Es muy probable que después de esta experiencia, la familia del perro valorara aún más al perrito. Puede que antes lo vieran como un favor a un amigo perdido. Pero ahora se dieron cuenta que a quien habían recibido a su hogar no era solo un deseo de un difunto. Sino que un fiel y cariñoso compañero, que estará con ellos incluso cuando les haya llegado el fin de sus días.

A continuación puede ver un vídeo donde se ve a Negro y a su actual dueña explicando lo que sucedió:

Comparta con sus amigos y familiares esta bonita historia. Para que vean que un perrito dará amor incluso cuando nos hayamos ido.

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR