fbpx Saltar al contenido

Paracaidista lanza 100 millones de semillas en zona deforestada del amazonas

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

Quienes se dedican a combatir el cambio climático deben saber que la deforestación es uno de los principales problemas. Pues aunque es una explicación burda, mientras menos árboles hay más calor. Por desgracia, la humanidad no lo entiende y sigue usando la madrea de forma desmedida, sin importar lo que le generen al mundo entero. Pues el paracaidista Luigi Cani quiso unir su carrera con una forma de ayudar al planeta. Este hombre que actualmente posee el récord mundial de salto con paracaídas más pequeño decidió ayudar a salvar el mundo.

Su forma, solo una que él haría. Y es aprovechando su habilidad en el aire para regar 100 millones de semillas de al menos 27 especies de árboles en una zona deforestada del Amazonas. Pero esto no lo hizo solo, si bien estuvo por los aires, se consiguió gracias a la colaboración de Audi do Brasil. Lo mejor de todo es que estas semillas tienen un índice de germinación que casi llega al 100%. Por lo que no necesita ayuda humana para crecer, solo debemos darle su espacio y la naturaleza hará lo suyo.

«Hemos pasado por un proceso muy exhaustivo hasta reunir todas las herramientas capaces de hacer posible esta acción. Y no hay mejor sensación que el momento en que volvemos a tocar el suelo y sabemos que todo ha salido bien. Las semillas recogidas para el proyecto tienen un índice de germinación superior al 95% y no necesitan la intervención humana para germinar. Así que en unos años veremos los frutos de esta acción sin precedentes», dijo Luigi Cani a través de la red social de Instagram. Todo este proceso estuvo pensando para ayudar al ambiente, desde el transporte hasta el desembarque del producto. Y es que fue transportado en vehículos eléctricos de Audi, modelo e-tron.

Además, la caja en la que se lanzó es de madera biodegradable. Por otra parte el paracaidista debió medir la distancia correcta para que se distribuyera de forma correcta. Esperemos que estos árboles puedan crecer pronto y ayudar a tener una selva mucho más poblada. También esperamos que el humano comprenda que hay mejores formas para vivir que a costa de la naturaleza. El mundo nos necesita y se lo debemos.

Comparta con sus amigos y familiares esta historia. Y aunque no todos nos tiramos en paracaídas, si podemos ayudar a la naturaleza sembrando semillas. Toda ayuda es buena para el mundo.

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR