fbpx Saltar al contenido

Muñeca, la perrita callejera que encontró su ángel guardián

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

Muñeca, la perrita callejera que fue abandonada desde muy pequeña. Ella enfrentó condiciones difíciles. Fue encontrada en estado crítico, ni siquiera podía moverse. Estaba bajo un sol abrasador completamente sin fuerzas para moverse.

Muñeca, la perrita callejera que rescató un noble guardián de animales

Tavo Betancourt es un alma noble que dedica su tiempo, recursos y esfuerzos para rescatar animales. Así lo hizo con muñeca. La vio tirada en el suelo en medio de la calle. Estaba bajo un fuerte sol y él no dudó en ayudarla. Se acercó a ella y lo primero que hizo fue darle agua para hidratarla.

Muñeca estaba cubierta de moscas debido a las heridas que tenía en todo su cuerpo. No podía caminar ni siquiera pararse o sostener su rostro para tomar agua. Sus fuerzas se habían agotado por completo. Tavo la llevó a la sombra para que la perrita se recuperara del calor y del sol.

Muñeca, la perrita callejera
Capture YouTube

Continuó hidratando a la perrita para que recuperara sus fuerzas. La llevó al veterinario. El doctor Omar Rivera la examinó. Determinó que era una perrita joven de sólo 9 meses. Tenía varias heridas en el cuerpo. Posiblemente se debía al ataque de perros más grandes.

Además, tenía fractura de pelvis y falta de movimiento en las piernas. Existía la posibilidad de que no volviera a caminar. Sin embargo, al realizar estudios profundos notó que sí había comunicación de los nervios. Por lo tanto, ella volvería a caminar. Por supuesto, la recuperación sería larga.

De inmediato le iniciaron el tratamiento. Recibió analgésicos, antibióticos, electrolitos, entre otros. Tavo llevó a Muñeca a distintas consultas para que el doctor viera su evolución.

Una perrita valiente que dejó una gran lección para todos

A pesar de todo el sufrimiento que vivió Muñeca siendo tan chiquita no se rindió. Es un ejemplo de valentía y de lucha por la vida. Se aferró con todas sus fuerzas para seguir adelante. A pesar de haber sido abandonada y atacada por otros animales, no es rencorosa. Ella es un ejemplo de perdón.

Muñeca, la perrita callejera ahora es feliz y está muy saludable. Volvió a caminar y fue adoptada por una familia que la ama. Todos podemos ser ángeles guardianes de animales que están esperando por ayuda. Comparte esta conmovedora historia para difundir esta noble labor y sumar más apoyo

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR