fbpx Saltar al contenido

Hombre salió a hacer unos tramites y volvió con una gatita abandonada

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

Para los animales abandonados en las calles, la vida suele ser demasiado dura. Ya que tienen que preocuparse de obtener la comida necesaria durante el día para no morir de hambre. Además, deben enfrentarse a enfermedades y alas inclemencias del tiempo. sin embargo, hay veces que su destino cambia radicalmente porque tienen la suerte de encontrarse con organizaciones y rescatistas que pueden acogerlos de forma temporal. Para que una familia los adopte.

Pero también hay ocasiones en que tienen mucha más suerte y se encuentran con quienes los adoptan directamente. Eso le ocurrió a una gatita en Maryland, en Estados Unidos. Quien según informaron, la encontró el señor Dan Yavetz, cuando iba a hacer un trámite a un banco. Según contó Dan, escuchó «un pequeño miau’ proveniente de debajo de los autos estacionados frente al banco. Me bajé y vi a una gatita escondida y la llamé. Salió corriendo y saltó directamente a mis brazos». La gatita posiblemente tuvo que pasar muchos días difíciles para poder sobrevivir y estaba escondida debajo del coche para protegerse. La suerte del gato cambió radicalmente cuando se encontró con este hombre, quien de inmediato lo quiso ayudar.

«En lugar de tener que persuadirla para que saliera, salió corriendo de inmediato, la agarré y comenzó a ronronear. Era una gata bebé de aspecto hermosos», agregó. Al comienzo, como parecía tener confianza y personalidad, pensó que podía ser de alguien del banco. Dan entró para preguntar si es que a alguien se le había extraviado una gatita pero nadie contestó. El hombre la llevó hasta un veterinario en donde la escanearon en búsqueda de algún microchip, pero no tenía ninguno. «Ella es totalmente una gata de la calle. Iba montada en mi hombro camino a casa, sentada en el asiento de pasajero. No era asustadiza ni nada, simplemente llena de amor y energía», explicó.

El hombre la llevó hasta su casa en donde le darían un hogar provisorio y le buscaría otra familia que la quisiera adoptar. Sin embargo, con el tiempo se encariñó y decidió que buscaría a alguien conocido para pasarle la gatita. Así encontró a la familia del mejor amigo de su hija de 8 años, quienes querían tener un gatito. «No solo encontré un buen hogar para esta gata. Sino que siempre vamos allí para que los niños pasen el rato», contó. La gatita fue bautizada como Lily y ahora vive rodeada de cariño y amor con su nueva familia. Además, Dan puede pasar a verla cuando quieran.

Comparta con sus amigos y familiares esta historia. Para que más personas tomen el ejemplo de ayudar a los gatitos que se encuentran en la calle.

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR