fbpx Saltar al contenido

Gorila Kala se convirtió en mamá de nuevo, luego de perder su primera cría

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

En el año 2018 se trasladó al gorila Kala de Alemania al Reino Unido. Allí se instaló en el zoológico Bristol Zoo Gardens. Cuando transcurrió un año, Kala tuvo un parto que se complicó. Por lo que fue necesario realizarle una cesárea de emergencia. Lamentablemente, perdió a su cría de una semana. Sin embargo, se recuperó y se convirtió en mamá de nuevo.

La inmensa alegría del gorila Kala por convertirse en mamá de nuevo

Se puede decir que la vida le dio una segunda oportunidad a Kala. Luego de haber pasado una traumática experiencia, hoy puede disfrutar de ser madre. Kala se convirtió en el centro de atracción del lugar, junto a su nueva cría. Ambas disfrutan de una relación desbordada de amor. Lo que resulta común en esta especie.

Esta cría nació a mediados del mes de agosto. En diversos vídeos se registró cómo inició su relación. Los trabajadores del zoológico se sienten muy alegres por esta oportunidad para Kala. Han seguido de cerca la evolución de Kala desde su embarazo, hasta el nacimiento de la cría.

Kala, de nueve años de edad, tuvo a la cría en las primeras horas de la mañana. Fue un parto natural que se realizó junto al padre gorila Jock. Esto ocurrió cerca de otro grupo de primates. Para sorpresa de los trabajadores del zoológico, al llegar vieron a Kala meciendo a su bebé.

Con inmensa alegría compartieron la historia en la cuenta de Facebook del Bristol Zoo Gardens. La cría ya va a cumplir un mes de edad. Aún no se deciden por un nombre para esta cría. Pero, lo que sí es evidente, es la felicidad que ambos sienten.

Una relación admirable

Desde su nacimiento se formó un hermoso vínculo entre madre e hijo. La cuidadora de mamíferos del zoológico, Lynsey Bugg dijo que están asombrados. Ven que este recién nacido tiene algo muy especial. Ambos son muy carismáticos y especiales.

La traviesa cría ya intenta robarle algunos snacks a su mamá. Sin embargo, Kala, como toda buena madre, prefiere alimentarlo con su leche. Ella siempre cuida bien a su cría y está atenta a sus necesidades. Así lo reconocen sus cuidadores en el zoológico.

Aunque puede ser pronto para sacar conclusiones, todos son optimistas. Además, la cría tiene buenos signos vitales, está saludable y es de buen tamaño. Todos deseamos lo mejor para el gorila Kala y su cría. Comparte en tus redes con optimismo para seguir apostando por las segundas oportunidades.

Fuente: LaNación

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR