fbpx Saltar al contenido

Han pasado 11 años desde esta fotografía y una pareja a descubierto un hallazgo sorprendente

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

 

¿Creen en la casualidad o en el destino? Esta pregunta es una pregunta muy interesante y polémica ya que hay muchas personas que tienen opiniones contrarias y esto crea ciertos dilemas. Es cierto que muchas en nuestra vida, muchas veces ocurren cosas que no esperamos y otras que son la consecuencia de nuestros actos, es decir, en ocasiones lo que nos ocurre podría ser por el destino y otras veces simplemente podrían ser casualidad pero ¿Cómo podemos saber esto con exactitud? ¿Existe el destino? ¿Existe la casualidad?

Sea como sea, queremos compartir con todos  nuestros lectores una historia interesante e intrigante que nos hace dudar más sobre el destino y la casualidad.

La historia comienza cuando Yen, un hombre que está viviendo en China, descubre algo que le sorprende. Su hallazgo se centra en una fotografía que su mujer, Xen, se tomó. El hombre estaba en casa de su suegra, porque la estaban visitando, y ella como cualquier madre orgullosa de sus hijos le comenzó a sacar varias fotografías de mujer para que pudiese verlas, a pesar de que Yen ya llevaba conociendo a su mujer hace siete años.

Mientras el hombre pasaba las fotografías de su mujer y miraba una por una todas ellas, una de estas imágenes hizo que Yen se quedara totalmente asombrado y sorprendido pues a pesar de que en la fotografía aparecía Xen, también aparecía ¡ÉL! Y eso que en esos momentos aun no se habían conocido.

En esa enigmática imagen aparecía su mujer sentada, detrás de ella había una enorme escultura pero lo curioso es que en el fondo también había un chico que parece que estaba posando para la fotografía y ese chico era Xen. Es probable que ese día ninguno se encontrara con el otro, y si por algún casual lo hicieron nunca pensaron que acabarían compartiendo sus vidas y teniendo una relación amorosa.

Lo curioso es que ambos habían tomado la decisión de hacerse una fotografía en el mismo lugar, a la mima hora, el mismo día. Si, se tomaron la foto en esa plaza el 4 de mayo de 2000 en China.  Y evidentemente no se conocían.

Cuando Yen encontró esa foto confesó que: “No pude evitar sentir que mi piel se erizaba, fue extraño, una sensación indescriptible”

Después de esa fotografía pasaron 11 años hasta que esta pareja se conoció. Evidentemente el hombre sintió que esto era un gran hallazgo y quiso mostrarle inmediatamente su fotografía a  su mujer, Xen, y como de esperar la fotografía de Yen había sido tomada desde otro ángulo pero su mujer también se encontraba en ella.

Después de este suceso, Yen no desaprovechó la oportunidad de poder compartir su descubrimiento en las redes sociales. Evidentemente muchas personas comentaron que esto fue cosa del destino y por otro lado otras dijeron que simplemente era casualidad. Lo que está claro es que la vida de Yen y de Xen estaba destinada para estar juntos.

Tras esto, la pareja decidió que debía regresar a Qingdao para poderse hacer una fotografía juntos  y tienen más que claro que cuando tengan hijos volverán al mismo lugar para hacerse otra fotografía pero eta vez en familia pues a partir de este descubrimiento, este lugar se ha convertido en un sitio muy especial para ambos.

Por otro lado, esta bonita historia nos demuestra que cuando dos persona estaban destinas a estar juntas, por mucho que pase el tiempo o suceda lo que quiera suceder, estará junta. El destino o la casualidad son realmente sabias y saben quién debe compartir su vida con quién.

¿Qué opinas tú de esta historia? ¿Crees que fue destino o que fue casualidad?

Fuente: findoutmag

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR