fbpx Saltar al contenido

Una pareja de ancianos había sido obligada a mudarse pero su hijo les tiene una sorpresa

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

Una de las decisiones más duras que tienen que hacer los ancianos es abandonar el hogar el cual han compartido durante tantos años y está llenos de recuerdos y momentos felices.

Muchas personas piensan que este paso es algo fácil de hacer pero lo cierto es que no lo es y mucho menos para los más ancianos de la casa. Tener que verse obligados a dejar tu casa para dirigirse a una residencia de ancianos es uno de las decisiones y de los trayectos más difíciles. Es una etapa complicada y por eso todos debemos ser comprensibles y hacer que el traslado sea lo mejor posible.

Tener que dejar tu casa, tus recuerdos y tus cosas para dirigirte a otro lugar, significa que una persona ya no puede valerse por sí misma y que por ello necesita ayuda para hacer ciertas cosas de su rutina diaria.

La sensación que nuestros padres o abuelos tienen es muy complicada de manejar puesto que desafortunadamente se sienten que ya no pueden hacer las cosas por sí mismos y que son incompetentes en realizar ciertas cosa. Además todo lo dicho anteriormente, sumado al hecho de que van a echar mucho de menos su hogar y se encontrarán en un sitio al que no están acostumbrados y que está lleno de personas que no conocen, hace que las cosas sean muy complejas.

Todos esos pensamientos y sentimientos fueron los que tuvieron que vivir nuestra pareja protagonista. George y Bonnie hace apenas unos meses que habían cumplido 87 años y se dieron cuenta de que su edad ya les estaba pasando factura pues no se encontraban como hace 10 años y no podían hacer las mismas cosas. De hecho, necesitaban ayuda día a día pues ellos mismos no se podían valerse por sí mismos.

Así que, como le pasa a la gran mayoría de los ancianos, se vieron obligados a mudarse de su casa e irse a vivir a una residencia. No obstante, su hijo tenía algo reservado para ellos y no precisamente era que se fueran a este lugar.

Estamos seguros que la decisión que tuvieron que tomar la pareja no fue algo fácil pero era inevitable puesto que George cada día que pasaba estaba perdiendo la memoria y por otro lado Bonnie tenía las piernas muy mal y no podía mantenerse en pie mucho tiempo. A pesar de estas condiciones la pareja siempre había disfrutado, y seguía disfrutando, de su amor.

La sorpresa de su hijo

El hijo de esta pareja, Schon, sabía de sobra que sus padres deseaban vivir juntos. Es más, no podrían soportar el hecho de vivir separados el uno del otro. Por esta razón, su hijo no les imaginaba que vivieran en una residencia de ancianos todo el tiempo que les quedaba, a pesar de que ellos habían aceptado con orgullo que se estaban haciendo mayores.

Schon estaba en contra de llevarlos a este tipo de instalaciones así que junto con su mujer Jennie decidió buscar distintas alternativas para que ambos siguieran envejeciendo juntos.

Fue en ese instante en el que se les ocurrió una magnífica idea y es que Jennie y Schon decidieron que era la hora de renovar todo el piso de abajo de su casa y transformarlo en un pequeño apartamento para que sus padres pudieran vivir allí. Este apartamento tendría todo lo necesario y espacio suficiente para estar cómodos, además de que su querida familia estaría cerca y así poder ayudarles en todo lo que necesitaran.

La reacción que tuvieron esta pareja tan adorable fue asombrosa. No podían creer lo que su hijo había sido capaz de hacer por ellos. Estaban emocionados y felices por la nueva etapa de vida que se les presentaba.

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR