fbpx Saltar al contenido

Un perrita perdió patitas tras sufrir un accidente pero hoy su vida cambia gracias a estos implantes

La vida siempre da segundas oportunidades, a veces mejores a veces peores. Pero en este caso la vida de esta perrita ha mejorado considerablemente y hoy por hoy es feliz gracias a los nuevos implantes que le han puesto después de que sufriera un terrible accidente. Este tipo de noticias e historias nos emocionan y nos ponen muy feliz porque nos damos cuenta de que con constancia y no dejando nunca de luchar podemos conseguir cambiar nuestra vida y la de los que nos rodea y esta perrita es un ejemplo de ello.

En este caso que nuestra protagonista pueda volver a ser feliz y disfrutar se debe a un grupo de Veterinarios de Polonia, que pertenecen a Lubelskie Centrum Malych Zwierzat. Este grupo encontró a la pobre perrita abandonada por la calle y deambulando su rumbo fijo. La pobre había perdido sus dos partitas traseras, a causa de un accidente, por lo que el moverse y comenzar a caminar era una tarea muy difícil de hecho cuando este grupo de veterinarios la encontró nuestra protagonista estaba a punto de morir.

Afortunadamente fue llevaba de inmediato al centro Veterinario para poder salvarle la vida. Este grupo de magníficos veterinario llamaron a la perrita con el nombre de Shila y lo cierto es que mientras estaban haciéndole un examen físico descubrieron que estaba embarazada y no solo eso sino que además padecía neumonía. Así pues comenzaron con la atención médica necesaria y decidieron abrir una campaña para poder recolectar los fondos necesarios para cubrir los gastos de los cachorros de Shila y de la recuperación de ésta.

Poco tiempo después la pequeña Shila dio a luz, y curaron por completo la neumonía. Así pues después de que su salud estuviera fuerte como un roble era la hora de hacerle una operación que cambiaría por completo su vida. Así fue como este grupo de veterinarios le colocaron unos componentes de titano en los huesos que Shila, que tenía destrozados por el accidente, y después de ello le pusieron una prótesis 3D. Pero esto no acaba aquí si no que estos veterinarios para poder hacer que la recuperación de esta perrita fuera a mejor, la realizaron a través de células madres que habían extraído de la misma perra.

La cirugía duró unas tres horas. Cinco semanas después nuestra protagonista se estaba adaptando ya a las prótesis que le habían puesto. Así es cuando la pequeña Shila pudo ponerse de pie después de haber sufrido el accidente.

La pequeña tuvo una actitud muy valiente y en poco tiempo se adaptó perfectamente a su prótesis y pudo caminar, correr y ser feliz disfrutando por fin de la libertad de sus movimientos después de haber sufrido el accidente.

Desde aquí les damos las gracias a los veterinarios encargados de hacer posible que esta perrita vuelva a ser feliz.