fbpx Saltar al contenido

Abandonado por su familia termino triste, deprimido y en busca de comida

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

Devastador es la palabra perfecta para describir la situación que viven aquellos perros que son abandonados por su propia familia. Muchas personas cuando llegan ciertas edades en los perros, se niegan completamente a cuidar de ellos ya sea porque no esperaban que fueran hacerse tan grandes, ya sea porque están enfermos o ya sea porque han llegado a una edad muy avanzada y esto supone ciertos problemas.

Lo que estas personas, y otras que abandonan a los animales por otros motivos, no se dan cuenta es de la miseria que se produce cuando un animal es abandonado por aquella familia con la que tenía confianza.

Ray, es todo un reflejo de esto ya que este pobre labrador de 8 años fue encontrado mientras deambulaba por las calles de Torrance, una ciudad de California. Este pobre canino había sido abandonado a su suerte por su familia, estaba muy delgado porque lo había pasado muy mal encontrado comida, y además sus ojos reflejaban una tristeza enorme.

Esa triste y desolada mirada nos enseña el gran sufrimiento y dolor que ha tenido que sufrir mientras ha estado en la calle.

Tan conmovedora y desolada fue su mirada, que los dos voluntarios que rescataron a este canino se les partió el alma. Definitivamente, este canino debía ser rescatado y sacado de las calles, con esa idea los dos voluntarios consiguieron subir a Ray a la furgoneta para intentarle cambiar la vida.

Su tristeza era más que evidente, además contaba con varios problemas de salud. Sus ojos estaban demasiado irritados, una gran parte de su pelaje entre las patas traseras y su cola se habían caído a causa de una grave irritación que presentaba su piel, además estaba demasiado delgado y presentaba síntomas de desnutrición.

La situación en la que se encontraba y su aspecto hizo pensar a los voluntarios que la rescataron que Ray llevaba bastante tiempo abandonado.

Si había algo que destacaba de este canino era su buen corazón y su cariño. Ray se mostraba muy pacífico y cariñoso, los voluntarios no tuvieron que hacer ningún esfuerzo para rescatarlo ya que era muy dócil. Y así fue, como sin esfuerzo y con grandes dosis de cariño,  Ray fue llevado a un refugio de animales de California.

Poco a poco, todos los días Ray mejoraba un poco más su salud, aunque su estado de ánimo era el mismo ya que seguía muy deprimido, era evidente que necesitaba con urgencia una familia amorosa y que de verdad cuidara del pequeño canino pues era muy sensible.

Finalmente, después de un mes Ray estaba completamente sano y listo para poder encontrar un buen hogar con una familia que lo quisiera de verdad, aunque su situación era algo especial ya que este perro ya tenía ocho años lo que suponía que sería algo más complicado que lo adoptasen.

Sin embargo, nuestro protagonista tuvo muchísima suerte y es que gracias a su triste historia y a su mirada tan desolada, este pequeño tuvo la suerte de ser adoptado por la familia perfecta para él.

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR