fbpx Saltar al contenido

Estación de autobuses colocó camas creadas con llantas y mantas para tres perros callejeros

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

Uno de los numerosos problemas a los que se tienen que enfrentar los animales callejeros es a no tener un techo donde poder refugiarse del frío, del calor, de la lluvia y de la nieve. Esto hace que vivir en la calle sea un poco más duro porque no solo tienen que sobrevivir y buscarse la vida intentando encontrar comida sino que además cuando el tiempo es desfavorable se ven soportando los cambios climáticos.

Afortunadamente siempre va a ver personas magníficas que merecen un gran reconocimiento por lo que hacen o han hecho, por ejemplo los trabajadores de una estación de autobuses ubicada en Brasil. 

Estos trabajadores tuvieron una gran idea hace dos años, que muchos amantes de los animales desde entonces han aplaudido, y es que este grupo de personas decidieron realizar uno de los actos altruistas más bonitos del mundo y es que cuando tres perritos callejeros aparecieron cerca de sus instalaciones, los acogieron en la estación y no solo eso sino que además les ofrecieron una cama y una manta a cada uno para que pudieran pasar ahí todas las noches.

Parece que estos trabajadores tienen un gran corazón y que comprenden muy bien las necesidades de estos animales puesto que todos sabemos que los animales callejeros son frágiles en su interior y si no tienen ayuda humana es muy difícil que acaben sobreviviendo por sí mismos a esta dura sociedad.

Tres perritos callejeros que robaron el corazón a los trabajadores

Todo comenzó cuando los trabajadores de esta estación de autobuses vieron como tres pobres perritos estaban deambulando por las calles cercanas a la estación. Los animales estaban muy hambrientos y a cualquier persona que pasara por su lado les miraban con ojitos de súplica, a pesar de que esas personas podrían haber tenido malas intenciones.

Pero a ellos no le importaban, todos los días se acercaban a las personas para ver si podían darle algo de comer, un poco de agua y quizás alguna que otra caricia.

Al final de tanto ver a estos pequeño caninos, los trabajadores les cogieron mucho cariño y decidieron empezar a dejarles comida y un poco de agua cerca de la estación. Evidentemente era de esperar que al tener comida y agua estos tres perritos comenzaron a ver la estación de autobuses como un nuevo hogar dónde estar.

Gracias a los empleados, Zoinho, Pitoco y Max, así es como se llaman los tres caninos, fueron poco a poco subiendo su peso y comenzaron a mostrar su alegría y su cariño por los trabajadores.

Sin embargo, cuando parecía que todo iba bien para los caninos comenzó el invierno y el gran frío llegó a las calles. Esto complicaba mucho la situación de los tres peludetes ya que vivir en la calle con este frío podría ser peligroso. Fue precisamente en este momento cuando a uno de los trabajadores se le ocurrió la idea de permitir que los perritos entraran por las noches ahí, al menos en invierno.

A todos los trabajadores de la estación les pareció una idea genial pero quedaba la duda de ¿Dónde iban a dormir? Con esta duda los trabajadores decidieron preparar para los perros una cama cómoda creada con llantas de coche y se rellenaron con numerosas mantas calentitas y acolchadas para hacer que las llantas fueran más cómodas.

Cuando los perritos fueron llevaron al interior de la estación de autobuses no tardaron mucho en mostrar su felicidad y elegir cada uno su cama correspondiente. La expresión de su rostro claramente es un reflejo de lo agradecidos y felices que estaban por sus nuevas camas.

Sus camas sumado a que estos trabajadores le daban agua fresca y alimento hicieron que la estación de autobuses se convirtiera en poco tiempo en un hotel de cinco estrellas para estos tres peluditos.

Policía amante de los animales comparte esta bonita historia

Precisamente fue una policía llamada Fabiane Rosa la que publicó esta noticia en las redes sociales y es que mientras estaba caminando por los alrededores de la estación de autobuses un día que le tocaba patrullar por la zona se dio cuenta de la escena tan bonita que estaban protagonizando los tres perritos durmiendo en sus camas.

Interesada por aquello, decidió investigar un poco más sobre la historia y se quedó completamente enamorada de los perritos y de los trabajadores así que decidió fotografiar y compartir esta historia en las redes sociales.

En la publicación, esta policía decidió insistir que todas las empresas de esa ciudad, concretamente es Curitiba (Brasil), deberían imitar la gran acción que estos trabajadores habían hecho y es que le dieron la oportunidad de poder mejorar la calidad de vida a estos tres perritos callejeros

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR