fbpx Saltar al contenido

Imágenes muestran como sin darte cuenta la depresión va afectando poco a poco a tu vida y a tu entorno

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

Nuestro entorno, en específico nuestras habitaciones son el reflejo de cómo nos sentimos a nivel emocional, son el espejo de cómo percibimos la realidad.

Aunque durante la niñez nuestros padres son quienes deciden la decoración de los dormitorios, a medida que crecemos, somos nosotros quienes decidimos como hacer de este lugar, una extensión de nuestro mundo. Por eso siempre es importante sentirse bien en tu cuarto.

Los espacios personales trasmiten un mensaje, podría decirse que de cierta manera “hablan” acerca de nuestra subjetividad, más específicamente acerca de los momentos que atravesamos en nuestra vida, reflejan nuestras ideas, emociones y sentimientos.

Si nos tomamos cinco minutos para reflexionar acerca de esta idea y pensamos en algún rincón de nuestra casa, podremos darnos cuenta de que es cierto. La decoración se trata de gustos, pero estos se basan en las emociones que se posean a flor de piel al momento de hacer de nuestro hogar, un arte.

Aunque sea difícil de comprender, estos lugares suelen ser el reflejo de nuestra salud mental y estabilidad emocional, quizás no de manera concreta y explicita a comparación de expresarlo mediante el uso de las palabras.

Nuestros pensamientos están plasmados en los hábitos y decisiones que tomamos, así como también en aquellas situaciones que preferimos eludir. Es de esta premisa que parte la tesis de que un lugar tan privado e íntimo como la habitación puede reflejar la tristeza de una persona.

A este conglomerado de emociones y situaciones, los psicólogos lo han catalogado bajo el concepto de depresión, sin embargo, es importante destacar que no necesariamente debe ser así, por esta razón se recomienda solicitar ayuda profesional, que brinde todo un conjunto de indicaciones recomendadas para cada persona.

Este sentimiento tiene una característica fundamental, la cual resulta ser el abandono. Existen diversas teorías que tratan de darle una explicación a esta situación, una de las más importantes resalta el hecho de que una persona deprimida no posee energía para realizar actividades.

Las personas bajo el cuadro de depresión comienzan descuidando su vida propia, ya sea desde hábitos elementales como la higiene personal hasta la limpieza de su entorno, casa, oficina o el dormitorio.

En los casos más complejos y preocupantes, las personas se sumergen en un estado de abandono total, en donde olvidan y pierden el amor propio e incluso hasta el respeto por su propio cuerpo. Si conocemos a alguien que se encuentra en esta situación o somos nosotros mismos, lo recomendable es acudir en busca de ayuda profesional de manera inmediata.

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR