fbpx Saltar al contenido

A causa de cazadores furtivos un bebé rinoceronte se queda huérfano y llora la pérdida de su madre

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

Lamentablemente en nuestra sociedad actual todavía hay personas que disfrutan haciendo sufrir a los animales y esto lo podemos ver por ejemplo en los numerosos cazadores furtivos que se pueden ver en distintos países. La práctica que ellos realizan es totalmente ilegal pero aun así siguen haciéndola porque se divierten matando a los animales que pasan por su camino.

Como todo en esta vida, los actos que realizan los cazadores furtivo tienen graves consecuencias y es que muchos animales que se ven en un situación con estas personas son madres de una familia que al morir, dejan a sus bebés sin la atención necesaria para poder sobrevivir.

Esta por ejemplo es la historia de nuestro protagonista, Davi. Davi era un pequeño rinoceronte de tan solo 8 meses que se tuvo que ver en vuelto en una situación insoportable para él pues su madre había fallecido.

La situación en la que el pobre se encontraba suponía un gran sufrimiento porque los rinocerontes pasan tres años al lado de su querida madre y así conseguir poder crecer sanos y alimentarse adecuadamente mientras intentan adaptarse a la nueva vida que están teniendo.

Sin embargo la vida de Davi de un momento a otro cambió cuando unos cazadores furtivos aparecieron de la nada y acabaron con la vida de su pobre madre solo para poder quitarle los cuernos y así venderlos en el mercado negro. Este pobre rinoceronte tuvo que ver toda la escena sin poder si quiera hacer algo ya que no entendía que estaba pasando.

Después del altercado, Davi se tuvo que enfrentar solo a su nueva y peligrosa vida. Afortunadamente fue encontrado por un guardabosques y en poco tiempo se preparó para poder viajar a una organización llamada The Rhino Orphanage, en Sudáfrica, y así vivir una vida fuera de peligro.

No obstante, los rescatistas de este pobre bebé para intentar evitar que se estresara más de lo normal, pues iba a viajar en un camión rodeado de otros coches y gente hablando, decidieron ponerle una venda y tapones de los oídos para evitar cualquier ruido que pudiera estresarlo o asustarlo.

El trauma del pobre bebé rinoceronte

Cuando Davi por fin llegó al santuario, los rescatistas decidieron instalar al pequeño en una habitación pues que este rinoceronte tenía síntomas claros de estar traumatizado. 

La primera noche que la pasó en el santuario, Davi estuvo llorando continuamente desesperado y triste por la pérdida de su madre. Era evidente que la extrañaba mucho y que en su interior había mucho dolor por presenciar la situación en la que estuvo.

De hecho, varios cuidadores hicieron una publicación donde comentaron que el pobre bebé lloraba de manera profunda durante toda la noche, desde que la primera vez que estuvieron. Por fortuna, este pequeño estuvo acompañado en todo el camino por dos de sus cuidadores y su condición física es inmejorable a pesar de que tiene el corazón roto.

Tristemente, Davi no es el único rinoceronte bébe que está en esta situación ya que hay muchísimas madres rinocerontes salvajes que son atacadas por los cazadores furtivos y sus bebé acaban huérfanos sin saber qué hacer ni a donde ir.

Davi tiene un hogar nuevo dónde vivir sin peligro

Actualmente Davi sigue viviendo en el orfanato y ya se siente mucho más cómodo gracias a los cuidadores que han estado durante todos los días a su lado.

Fue un trabajo duro y complicado ya que los primeros seis días no quería beber agua ni tampoco comer, pero al sexto día y después de haberse ganado la confianza, poco a poco Davi comenzó a beber y alimentarse. En poco tiempo este pequeño rinoceronte pasó de ser un triste y solitario bebé a ser muy sociable con sus cuidadores.

Incluso tiene nuevos amigos rinocerontes que como él han quedado huérfanos, ellos son Lolli y Lotti y en poco tiempo los tres se hicieron grandes amigos. Una gran noticia para todos  sus cuidadores porque gracias a esta amistad los tres rinocerontes se pudieron recuperar rápidamente de sus pequeños traumas.

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR