fbpx Saltar al contenido

Abandonada en año nuevo, una perrita sobrevive con solo una frazada

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER

En algunas ocasiones los seres humanos pueden ser muy crueles con los animales. Así ocurrió con esta familia, quienes sin pensarlo abandonaron a su perrita en año nuevo. En medio del frío, la lluvia y las difíciles condiciones de la calle. La perrita solo se aferró a su frazada y recorrió las calles llevándola junto a ella.

Te sorprenderá la razón por la que abandonaron a su perrita en año nuevo

En la tarde de año nuevo, Marina Tarashevska, co-fundadora del refugio Dallas DogRRR salió de su casa. De pronto se percató de una dulce perrita que lucía muy triste. La pobre temblaba por el frío que hacía, además, ese día llovió y estaba completamente mojada. Solo se aferró a su frazada.

Abandonaron a su perrita

Marina no sabía exactamente la razón por la cual la perrita estaba así. Sin embargo, en pocos minutos entendió que la habían abandonado. Su corazón se hizo pedazos, no logro comprender cómo alguien fue capaz de hacerlo. Intentó acercarse a la perrita, pero la pobre estaba asustada.

Solo se alejaba para que no la alcanzara Marina. Quizá la perrita tenía esperanza de que su familia regresara. De inmediato, Marina trató de averiguar con los vecinos si la conocían. Allí confirmó que una familia se mudó el día anterior al año nuevo. Dejaron toda la basura en la parte trasera de la casa y junto a ella la perrita.

Sabiendo que la perrita no tenía esperanza, Marina sabía que no podía dejarla sola. Por más de una hora intentó acercarse a ella. Pero la perrita se negaba a alejarse de su frazada. Por ello, Marina no tuvo más opción que llevarse la frazada. Lo hizo poco a poco para que la perrita la siguiera hasta su casa. Afortunadamente, funcionó y lograron llegar al jardín de la casa.

Marina cuidó de la perrita con paciencia

Esta noble mujer tuvo mucha más paciencia aún. Le dio comida a la perrita hasta convencerla de entrar a la casa. Al entrar, la perrita se acurrucó en un rincón porque tenía miedo aún. Metió su cabeza entre las patitas y se negaba a ver a Marina a la cara. Nunca soltó su frazada.

Abandonaron a su perrita

Marina cuidó esa noche a la perrita y al día siguiente la llevó al refugio. Allí le curaron algunas heridas que tenía. Le dieron el nombre de Camila. Aunque aún era tímida, se notaba que ya sabía que solo la ayudaban. Camila está en un hogar temporal esperando su recuperación para ser puesta en adopción.

Aunque ellos abandonaron a su perrita, sabemos que se recuperará y encontrará una nueva familia. Comparte esta historia para que todos sepan cómo afecta el abandono de las mascotas.

COMPARTIR FACEBOOK
 
COMPARTIR TWITTER
TE PUEDE INTERESAR